Menú

Inicio




Bienvenid@ a esta página dedicada a la restauración de todo tipo de antigüedades.

¡Espero que te guste!


Instagram



Autor: Ángel Escolán

Fecha de apertura 25/3/16

Emplumado de pájaro autómata

Hace algunos días publiqué el proceso de restauración de una cajita en la que, al accionar un botón, aparecía un pájaro autómata que movía las alas, cola y pico, a la vez que emitía un bonito canto (pincha aquí para ver dicha entrada). Hoy voy a completar el trabajo de restauración de dicha caja hablando del proceso de emplumado del pájaro.

Pájaro autómata emplumado
El proceso de emplumado de un pájaro es extremadamente complejo. Antiguamente se empleaban plumas iridiscentes de colibrí. Hoy su uso está prohibido y hay que adaptarse a los medios disponibles. En el mercado se pueden encontrar plumas iridiscentes de otras aves pero, en la mayoría de los casos, su tamaño es elevado comparado con las dimensiones del pájaro que se desea emplumar. La mejor opción que he encontrado es el empleo de plumas pequeñas de faisán o el empleo de plumas de colibrí procedentes de taxidermia. Yo en esta restauración he empleado plumas de faisán pequeñas combinadas con plumas de gallo; eso sí, es necesario ir trabajando con cada pluma adaptándola a la posición que va a ocupar en el pájaro.

Plumas de faisán pequeñas

En la imagen inferior se aprecia el estado inicial del pájaro. La ausencia de plumas es total y falta la pieza de la cola. Para realizar la cola he empleado una pieza de latón.

Estado inicial del pájaro
Inicialmente el pájaro en la base tenía una capa de color verde. He aplicado nuevamente dicha capa y, a continuación, comienzo el emplumado con las alas. Para la tonalidad naranja y blanca de las alas he empleado plumas de cuello de gallo de león (estas plumas se emplean para hacer moscas de pesca y destacan por sus tonalidades y brillo).

Emplumado de las alas
Poco a poco se va avanzando con el emplumado del pájaro. Como he comentado anteriormente, es necesario adaptar y colocar cada pluma.

Emplumado de la cabeza
Tal y como se ve en la imagen inferior, en la zona del pecho del ave he empleado plumón blanco. De este modo se potencia el contraste entre zonas.

Pájaro emplumado
Para finalizar el emplumado, se realizan algunos detalles manuales: realización de ojos, plumas... En la imagen inferior se muestra el momento de realización de los ojos dando una base inicial de color rojo.

Realización de ojos
El último detalle es el moteado en las plumas.

Moteado en alas y cola


Hasta aquí el proceso de restauración completo de esta fantástica caja con pájaro autómata. ¡Espero que te haya gustado!.

Dejo a continuación unas fantásticas fotos finales del resultado realizadas por Julio César Sánchez.

Caja pájaro autómata. Vista 1

Caja pájaro autómata. Vista 2
Caja pájaro autómata. Vista 3

Caja pájaro autómata. Llave

Caja pájaro autómata. Pájaro emplumado 1
Caja pájaro autómata. Pájaro emplumado 2

Añadir leyendaCaja pájaro autómata. Pájaro emplumado 3

Caja pájaro autómata. Pájaro emplumado 4

Cajas fuertes en miniatura del sXVII

El otro día estuve en Madrid visitando el Museo Arqueológico Nacional y, entre multitud de magníficas piezas, descubrí una caja en miniatura que me llamó la atención. Se trataba de una cajita de dimensiones reducidas que bajo la tapa incorporaba un complejo sistema de mecanismos para producir el cierre convirtiéndola en ¡una caja fuerte!.

He investigado algo sobre este tipo de piezas...

Estas cajas de seguridad se construyeron sobre 1600. Se fabricaron en distintos tamaños y materiales y, su misión principal, era salvaguardar objetos preciosos y/o mundanos tanto en las casas como en las mudanzas.

Caja fuerte en miniatura. sXVII. Michael Mann. Mecanismo de cierre interior.
Núremberg y Augsburgo fueron los principales núcleos metalúrgicos para artesanos como Michael Mann a quien se atribuyen este tipo de piezas. Michael Mann creó cajas fuertes en miniatura con fantásticos repujados tanto en cobre como en latón. Destacan, además, detalles como los pies esféricos, las asas o los cierres. En el interior complejísimos sistemas para bloquear el cierre probablemente diseñados por joyeros o relojeros.

Los repujados exteriores suelen representar motivos o escenas de la época. Para terminar, incluyo dos ejemplos más de estas fantásticas piezas. Se pueden encontrar numerosos ejemplos en internet, así es que recomiendo al lector ampliar la búsqueda sobre estas maravillas.

Caja fuerte en miniatura. sXVII. Michael Mann. Fuente: collection.mam.org

Caja fuerte en miniatura. sXVII. Michael Mann. Repujados exteriores. Fuente: www.christies.com
Por dar un dato del valor de estas piezas, la cajita de la imagen superior (con dimensiones 4.4 x 7.3 x 4.8 cm) fue subastada en Christie's en el año 2010 alcanzando un valor de más de 8000$.

Como curiosidad final; hace un tiempo hablé sobre las pistolas en miniatura (pincha aquí para ir a esta entrada). Pues bien, inicié el tema hablando de las pistolas en miniatura de 'llave de rueda' del siglo XVI y, efectivamente, Michael Mann era el maestro armero miniaturista. Incluyo una foto de otro ejemplo de sus miniaturas.

Pistola de 'llave de rueda' en miniatura de Michael Mann. Fuente: www.waynedriskillminiatures.com

Relojes autómatas

A partir del siglo XVIII, la evolución y el grado de precisión de los mecanismos de los relojes, permitió desarrollar maravillas mecánicas como las que voy a hablar hoy: los relojes con autómatas.

El punto de partida de la mayoría de los relojes con autómatas son los relojes con repetición a cuartos. En dichos relojes, suenan dos tipos de 'gongs'; uno para las horas y otro para los cuartos. Así por ejemplo, si fueran las 5:45h, sonaría 5 veces el 'gong' de las horas y 3 veces (3 cuartos) el 'gong' de los cuartos. Aprovechando este tipo de relojes se incorporaron autómatas en la esfera de los relojes. A partir de aquí, cada reloj es único, especial e increíble. Muchas veces existen dos figuras (damas, soldados, querubines....) a los lados de la esfera que con su brazo golpean dos (o incluso 3) campanas. Pero, como he dicho, existen infinidad de obras de arte.

Puesto que vale más un ejemplo que mil palabras, me limito a incluir una serie de ejemplos que he encontrado en YouTube. Seguro que estos relojes no dejan indiferente a nadie. ¡Espero que los disfrutes!

El primer ejemplo, un bonito reloj de autómatas de esqueleto (se ve todo el mecanismo).


Personalmente el siguiente es uno de mis favoritos. Combina esmaltes muy finos con autómatas. Una auténtica obra de arte.


A continuación una sorprendente escena donde la pareja de autómatas golpea realmente la campana para producir el sonido.


El siguiente ejemplo es muy interesante; ¡incorpora una escena con un columpio!.


En el ejemplo inferior, la figura señala con sus brazos las horas. ¡Increíble!.


El que sigue tiene tres autómatas y carillón.


Otra fantástica escena con querubines en un taller.


Y para finalizar, otra curiosa escena donde además aparece una figura adicional.



Fuente: YouTube.com

Restauración de caja con pájaro autómata

Hoy voy a hablar del proceso de restauración del mecanismo de un pájaro autómata del siglo XIX. Esta cajita tiene un tirador que al accionarlo hace que aparezca un pájaro minúsculo que bate las alas, mueve la cola, y abre y cierra el pico. Todo esto acompañado de un bello canto imitando a la perfección el de un pájaro real. La cajita en sí presenta un bonito cincelado con motivos de la naturaleza. Para darle cuerda lleva una llave de la época; llama la atención que en la llave aparece San Jorge con el dragón.

Cajita con pájaro autómata. Vista superior.
Cajita con pájaro autómata. Vista lateral.
Cajita con pájaro autómata. Vista perspectiva.
Pájaro autómata desprendido del conjunto ya que la barra está rota.
Cajita con pájaro autómata. Parte inferior y pajarito.
Llave para dar cuerda con escena de San Jorge
Cajita con pájaro autómata. Al accionar se abre la tapa (todavía sin el pájaro).
Compre este autómata hace algunos días. Al examinar el mecanismo, detecté que alguien había intentado repararlo (sin mucho éxito). Había piezas mal montadas e incluso dobladas y, en general, mucha suciedad y exceso de engrase...

A continuación describo en líneas generales cuál ha sido el proceso de restauración:
- Lo primero es desmontar en su totalidad el mecanismo. Es impresionante ver como encajan cientos de piezas para conseguir el canto y los movimientos.

Limpieza, engrase y restauración del mecanismo.

Limpieza, engrase y restauración del mecanismo 2.
Limpieza, engrase y restauración del mecanismo 3.
Limpieza, engrase y restauración del mecanismo 4.
- Una vez desmontado es necesario realizar la limpieza de cada pieza eliminando grasa y suciedad.
- Cuando está totalmente limpio, se realiza el montaje y engrase en los puntos necesarios.
- La barra que conecta el pajarito estaba partida y ha sido necesario volver a soldarla.
- Los fuelles han sido reparados ya que tenían agujeros por los que se perdía el aire y evitaban que se produjera el sonido.
- Finalmente se ajusta todo el mecanismo para que vuelva a funcionar como en sus mejores años.

Esta ha sido la restauración de la parte mecánica. El siguiente paso es re-emplumar el pájaro ya que en su origen llevaba plumas iridiscentes (de colibrí) que le hacen lucir muchísimo. Más adelante incluiré el proceso de emplumado.

Espero que os haya gustado esta restauración. Como despedida incluyo un video con el pájaro autómata ¡en funcionamiento!