Menú

Los autómatas en miniatura de Jacket Droz

Hace días hablé de unos autómatas fantásticos de Pierre Jaquet Droz: La organista, el dibujante y el escritor. Pero el trabajo de este artista, afortunadamente, es mucho más extenso. Hoy voy a hablar de tres nuevos autómatas espectaculares que destacan tanto por sus movimientos como por la escala en la que fueron realizados. ¡Son autenticas joyas en miniatura!.

Paso a describir tres autómatas en miniatura de Jaquet Droz: El frasco y las dos tabaqueras. 

El frasco

El frasco de Jacket Droz

El primer autómata, realizado para el mercado chino entre 1786 y 1787, se trata de un pájaro de marfil articulado, alojado en el medallón central de un bello recipiente. Dicho pájaro, que se puede apreciar en detalle en la imagen inferior, aparece posado sobre una rama con hojas de oro. Mide sólo 12 milímetros de altura y se acompaña por un diminuto sistema sonoro  muy complejo que reproduce el canto del pájaro. El frasco en sí está magníficamente decorado con esmaltes, oro, perlas y joyas.

El sistema sonoro es un mini-órgano intercalado entre dos placas de bronce dorado grabadas. Se activa mediante un pequeño pulsador situado en el lateral de la caja. Tras la activación, el fuelle de transmite el aire, a través de una tubería, a una cámara conectada a un cilindro con púas. El giro de dicho cilindro permite activar seis válvulas, que están conectadas a seis nuevos tubos (tres a cada lado de la caja). El órgano entero está contenido en el frasco y rodea al cilindro central, que cuando gira, genera también el movimiento del autómata a través de un conjunto de barras situadas por debajo del pajarito.

En la parte posterior del frasco, hay dos aberturas acristaladas. En una de las aberturas se aloja la esfera de un reloj; y en la otra, se visualiza el volante del reloj adornado con diamantes. Este increíble frasco es un ejemplo asombroso de la combinación de relojería, y la complejidad y calidad de los autómatas de finales de 1700.

El estuche

El estuche tiene forma de pera aplanada. En uno de los lados se aloja la esfera de un reloj catalino y el volante de dicho reloj adornado con diamantes. En el otro lado aparece un pajarito autómata que canta de un modo muy realista. El pajarito aparece posado sobre una rama frondosa con un fondo traslúcido esmaltado de color rosa. El pajarito aparece enmarcado con rubíes y perlas alternas. A ésto hay que añadir la belleza que aporta el fondo azul traslúcido de estilo renacentista con adornos en oro, esmaltes, rubíes, esmeraldas, diamantes y zafiros. La llave del reloj se aloja en el tapón del frasco.

Pájaro autómata en detalle

El pájaro y la sonería


El pájaro, produce un canto muy realista a través de un órgano de seis tubos. El sonido se transmite comprimiendo el aire desde el fuelle hasta los tubos de metal. Un cilindro central distribuye el aire mediante la activación de seis válvulas. Mediante un pequeño botón de oro, se activa el mecanismo sonoro y motriz del pájaro. El pájaro canta de manera realista, abre y cierra el pico, gira el cuerpo, y mueve la cola hacia arriba y hacia abajo


El reloj


El reloj se trata de un movimiento catalino con esfera blanca esmaltada, números romanos y agujas de oro.  El volante destaca por la belleza de sus líneas y el modo en el que se integra en el conjunto.

Las tabaqueras


A continuación, dos ejemplos de tabaqueras (tabatiere - en francés ó snuff box - en inglés) que destacan por el impresionante nivel de detalle y por la viveza de sus colores:  La boda y El adivino.

La boda es un ejemplo excepcional de la belleza de los esmaltes de la época. En la tapa aparece representada la escena de una boda con nueve figuras altamente detalladas. Al abrir la tapa aparece una escena con tres autómatas en un taller. En dicha escena aparecen ruedas en movimiento, varillas de vidrio giratorio para simular el agua, y las tres figuras que trabajan en sus respectivos oficios. Todo ello acompañado por una fantástica melodía.

Tabaquera con escena de boda


Interior con autómatas en un taller

El adivino incluye una escena oriental donde se representa la lectura de la mano de una dama. Dentro de la caja se encuentra una escena musical donde aparecen dos autómatas tocando instrumentos en una sala de estar. Junto a ellos, un reloj sobre una chimenea en la parte superior derecha. Adicionalmente, la tabaquera con autómatas reproduce dos melodías.

Tabaquera con adivino
Interior con escena de músicos y reloj

Estas piezas fantásticas se vendieron en una subasta de relojes de Sotheby's el 11 de Junio del 2015 en New York. El frasco con el pájaro se vendió por $2,530,000 batiendo todos los pronósticos.

Finalmente, un vídeo donde se pueden ver estas joyas en movimiento.



Fuente: http://www.jaquet-droz.com/
             http://www.sothebys.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario